Lavarse los dientes reduce un 90% el riesgo de caries

Si la caries se puede prevenir, básicamente actuamos en dos campos de prevención. El primero y más importante es en el control de la placa bacteriana. La caries es resultado de la acción de las bacterias que viven en la cavidad oral y el correcto control de la cantidad de placa bacteriana es la medida más eficaz.

Debemos ser capaces de instruir a los pacientes en las técnicas adecuadas para mantener los dientes y resto de estructuras orales limpias. La técnica adecuada es distinta para cada paciente y debe ser ajustada en base al riesgo de caries y características de cada caso.

Hoy en día contamos con una gran cantidad de sistemas y productos que facilitan el control de la placa bacteriana y nos ayudan a mantener los pacientes sanos. Un correcto cepillado, el uso de suplementos de Flúor y los antisépticos orales han demostrado una gran eficacia en la disminución del riesgo de caries.

En segundo lugar esta el control de la dieta, las dietas ricas en azúcares refinados son de alto riesgo de caries, de igual modo la dieta excesivamente blanda y adherente facilita la formación de más placa dental. Un buen control dietético es básico en la prevención de la caries y junto con una correcta higiene dental es tremendamente eficaz.

Artículo publicado por LA VANGUARDIA.